martes, abril 08, 2008

¡Es que nos extinguimos!

Maravillada por la intertextualidad, una amiga me ha pasado este artículo:

REPORTAJE
La 'supermujer' se extingue
No habrá otra generación de madres que cuide a abuelos, hijos y nietos - El fin de este pilar clave del Estado de bienestar genera un gran agujero...
Es de España la nota, obvio... las y los invito a leerla...
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/supermujer/extingue/elpepusoc/20080407elpepisoc_1/Tes

Aquí el comienzo, como abreboca...
A principios de los setenta, Antonio se casó con Mari Carmen. La empresa donde trabajaba él por un sueldo de 18.000 pesetas le amplió la paga porque ahora tenía que alimentar una boca más, la de su esposa. La nómina creció 50 pesetas. "¡Qué poco valíamos las mujeres!", se ríe Mari Carmen Borreguero. Con 50 pesetas se daba por pagada la crianza de cuatro niños, el cuidado de enfermos y ancianos y las labores del hogar, haciendo camas, comidas, cosiendo ropas, empapelando habitaciones, blanqueando el gotelé...
Esa generación de supermujeres que prestaron graciosamente altas cotas de bienestar al Estado se ha acabado. No hay más que darse un paseo por las calles de las principales ciudades y detenerse en los establecimientos comerciales de arreglos de ropa, de comida preparada. O preguntarle a los políticos cuáles son las demandas más acuciantes de la sociedad actual: guarderías y geriátricos.
El trabajo no remunerado sigue existiendo y recae mayoritariamente en las mujeres, pero hay cosas que ya no se pueden afrontar con un empleo fuera. La doctora en Ciencias Políticas y catedrática de Sociología María Ángeles Durán es la persona que más rigurosamente ha estudiado el valor del trabajo no remunerado. "Supone el 60% del PIB, con metodología Eurostat", afirma. Esa cifra ya se la sabe de memoria. En su libro El Valor del tiempo (editorial Espasa) desmenuza paso a paso las horas del día que una mujer dedica a cuidar, a cocinar, a limpiar, a regar plantas y pasear al perro. Y no olvida el tiempo empleado en salas de espera, médicos, atascos de tráfico, sueño perdido. Si los hombres tuvieran que pagar eso, a la mayoría no les llegaría el sueldo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Quienes atacan la posibilidad del ejercicio libre y responsable de la sexualidad femenina, no dicen nada frente a la promociòn de una sexualidad masculina irresponsable. Que dijeron los grupos provida y el PSC frente al viagra. Javier Neira fabricaba sin tener la patente un tipo de viagra para satisfacer la demanda local.
Doble moral de grupos que se dicen defender la vida para garantizar la existencia de fuerza de trabajo emprobecida a quien puedan explotar. Para justificar sus acciones de caridad y para que las iglesias sigan teniendo clientela que todavìa cree en la fatalidad, en el pecado de la carne y vive en la ignorancia. Las mujeres que hemos luchado por tener una igualitaria participaciòn en la polìtica, deberìamos expresar nuestro rechazo y repudio a quienes pretendiendo representarnos a todas, defienden la vida en potencia sin importar la muerte de mujeres jòvenes, sin importar la calidad de vida de quienes vienen al mundo sin tener posibilidades, econòmicas, afectivas, sociales, culturales.

Simone dijo...

Sí, deberíamos... Es más, debemos!
Este espacio busca ser, precisamente, un punto de encuentro para unir esfuerzos... Sigamos comunicándonos, exigiendo, informando...
G