martes, enero 13, 2009

Estamos salvados


Creo que ya se pueden cerrar los muchos debates abiertos sobre la utilidad o no de las semillas transgénicas. Ya conocemos los argumentos a favor y en contra: que si aumentaran la producción de alimentos y con eso se resolverá el hambre en el mundo, que si solo generarán mayor dependencia para las gentes del campo de estas semillas y sus pesticidas asociados...

Un estudio elaborado por el doctor Jürgen Zentek, profesor de Medicina Veterinaria en la Universidad de Viena, revela que ratones alimentados con maíz transgénico (pobres ratoncitos torturados) tuvieron menos descendencia que los ratones alimentados con maíz convencional.

El maíz utilizado para el experimento es propiedad de la multinacional Monsanto y está aprobado para alimentación humana y animal en la Unión Europea, Argentina y Estados Unidos.

Ya está: a base de comer carne engordada con este maíz o con su consumo directo, reduciremos la natalidad, el número de pobres y acabaremos con el acaparamiento y mal uso de los recursos naturales disponibles. Estamos salvados.

Gustavo Duch, Veterinarios Sin Fronteras. dos de enero de dos mil nueve

No hay comentarios: