viernes, octubre 02, 2009

Feminismo y democracia

Si el feminismo no crece, si no se amplía, si no se populariza, no se radicaliza. El feminismo se debe impregnar en la vida social, en la vida política, mientras nos preguntamos ¿cuál es la forma de democracia que queremos, representativa, participativa o directa? Debemos reconocer todas las formas de lucha cotidiana, las luchas de las mujeres en las instituciones, en las comunidades, vamos forjando un movimiento de mujeres con una relación directa con el feminismo. Combatir las formas tradiciones del sistema y las tradiciones políticas autoritarias.

Buscar la radicalización de la democracia, enfrentar el conflicto y no negarlo, la democracia política exige una nueva cultura política, construir la autonomía dentro del movimiento y fuera de él, en cada espacio que nos presente un desafío. Demandó la movilización y la conciencia critica, la formación política, la socialización de los saberes, las experiencias alternativas, el internacionalismo crítico y activo frente al guerrerismo y los fundamentalismos.
Las mujeres hemos aprendido –por nuestra socialización de género-, a mirar más las necesidades y el dolor de las otras y otros. Es necesario entender que la nueva política es un espacio para resolver los problemas de las mayorías, para que prevalezca el respeto que es igual al humanismo y la solidaridad, se tratará a otras/os con honestidad y respeto, hablar con la verdad, no con el populismo, no decirle a la gente lo que la gente quiere oír, aunque no sea popular.

http://alainet.org/active/9458

No hay comentarios: