jueves, agosto 18, 2011

Comadre-Ando en la Costa


Con gran emoci
ón queremos comunicarles que luego de un profundo debate y análisis con organizaciones de mujeres populares y mixtas de las provincias de Guayas, Manabí y El Oro hemos consolidado el primer Espacio Feminista de Formación Política de las Mujeres de la Costa Ecuatoriana.


Al que con cariño hemos bautizado “Comadre-ando en la Costa”, porque son las comadronas o parteras, quienes que atesoran el secreto saber popular de parir una nueva vida y ayudan a otras mujeres durante sus procesos de parto. Compartiendo de generación en generación alternativas naturales para cuidarnos nosotras mismas durante este momento vital exclusivamente femenino.


Todas hemos escuchado como despectivamente en algunos ámbitos privados y públicos se refieren a nosotras: “Las Comadres solo sirven para el chisme”. Deslegitimando nuestra capacidad para crear y construir políticas públicas desde las mujeres para las mujeres.


Pero aquellos que nos minimizan y desacreditan por querer ser protagonistas de nuestras vidas realmente ignoran que los espacios feministas se construyen basados en el diálogo, la solidaridad, y la sororidad.


Y ¿Qué es la sororidad?


Es algo más que una amistad entre mujeres. Es reconocernos las unas a las otras, valorarnos, tener objetivos comunes, ayudarnos, colaborarnos… es hacer un mundo mejor.


En donde, apostamos por el desarrollo sostenible que parta de nuestra identidad, de nuestra cultura, de los recursos del entorno, respetuoso con el medio ambiente.


También, apostamos por un desarrollo sustentado en la diversidad y en la equidad, donde cada mujer y cada hombre pueda expresarse y realizarse en igualdad de oportunidades.


Tal vez, esto es lo que nuestros críticos temen porque cada vez que una mujer da un paso, todas avanzamos.


Comprendemos que comadreando nos pariremos nosotras mismas al cuestionar nuestro rol en la sociedad, pues durante este diálogo político fortaleceremos nuestros conocimientos sobre autoestima, perspectiva de género, economía e historia feminista.


Así, nos transformaremos en actoras políticas empoderadas. Preparadas para la activación comunitaria de los cargos de elección popular y abandonaremos esa categoría obsoleta de sujetos electorales pasivos a la que hemos estado relegadas a lo largo de nuestra vida como ciudadanas.

No hay comentarios: