sábado, enero 14, 2012

Mary Ellen Iskenderian: "Las mujeres invierten para que su familia salga de la pobreza"


"El acceso al dinero y el empoderamiento político de las mujeres están relacionados"


Se formó en Yale y conoció las entrañas de Wall Street. Trabajó incluso en Lehman Brothers mucho antes de su colapso. Y desde hace cinco años, Mary Ellen Iskenderian preside el Banco Mundial de la Mujer, con sede en Nueva York, una de las mayores redes de microfinanzas del mundo cuyo objetivo principal es mejorar el acceso de las mujeres al crédito y expandir la educación financiera de forma creativa. A través de la entidad llegan a 26 millones de clientes, el 80% de ellos son mujeres.

¿Siguen existiendo diferencias entre hombres y mujeres a la hora de acceder al crédito?

Desde luego. Actualmente, la ONU estima que 2.800 millones de personas en el mundo no tienen acceso a servicios financieros, y que el 70% son mujeres. Las mujeres siguen teniendo muchas más dificultades para acceder al crédito, algo que empeora en el caso de las más pobres. Tenemos que hacer todo lo posible para que esto deje de ser así. Además, una vez que tienen acceso al crédito son grandes gestoras y tienden a dirigirlo a aspectos cruciales, como la educación de sus hijos, la salud de la familia o mejorar su vivienda. Son el tipo de cosas que hacen que una familia pueda salir de la pobreza.

¿Por qué persiste esta discriminación?

Es algo cultural, pero que sucede en todo el mundo. Es peor en determinados lugares, por ejemplo, en algunos países como Pakistán cuando las mujeres van a pedir préstamos a insti-tuciones microfinancieras especializadas al final es el hombre el que tiene que autorizarlo y las mujeres tienen que pedir a sus padres, hermanos o maridos el dinero. Independientemente de estos casos extre-mos, hay un fondo que se com-parte en todo el mundo. Lo que vemos es que conforme las mujeres comienzan a aumentar sus ingresos y contribuyen económicamente al hogar, desafortunadamente el hombre contribuye menos. Por eso, es muy importante que cuando pensemos en acercar las finanzas a las mujeres pensemos también en fórmulas para que se sientan seguras y puedan manejar dinero incluso de forma confidencial.

¿El acceso al crédito sirve también de vehículo para que las mujeres progresen en otros ámbitos?

Hay una relación muy interesante entre el empoderamiento económico de las mujeres y su empoderamiento político. Muchas mujeres, después de conseguir dinero propio, ahorros y de tener educación financiera, se presentan, por ejemplo, para desempeñar cargos en consejos locales. El empoderamiento económico es el primer paso.

¿Qué impacto ha tenido la crisis en las microfinanzas?

Al principio, estábamos muy nerviosos porque comenzó como una crisis que afectaba a los alimentos y carburantes y, por tanto, a los más pobres. Las entidades de microcréditos que han sobrevivido a la crisis han sido aquellas que han vuelto a los fundamentos de este tipo de entidades, es decir, las que fueron cuidadosas con el dinero y tenían ahorros. En el Banco nos ha servido para ser aún más cautas.

¿Hace falta más regulación para el sector?

Introducir cambios en la regulación para mejorar la transparencia y la gobernanza puede mejorar las microfinanzas. Pero al mismo tiempo, los reguladores tienen que reconocer que las microfinanzas son diferentes de las finanzas habituales y no aplicar por tanto el mismo tipo de regulación.



No hay comentarios: